Secadores de banda

Secado fiable en todas las fases mediante el uso de calor residual y calor de escape

Los secadores de banda de Büttner son versátiles todoterrenos. Se emplean cuando es necesario secar diferentes tipos de materiales a granel utilizando calor residual y calor de escape provenientes de otros procesos. Los secadores de banda suelen emplearse en la industria de los pellets, en la de la alimentación y los piensos, y en el secado previo de combustibles en centrales eléctricas. En función de las necesidades se pueden usar como secadores previos, secadores principales o secadores postconectados y pueden calentarse tanto de forma directa como indirecta.

  • Evaporación de agua desde 4 t/h hasta más de 20 t/h por unidad
  • Secador de construcción modular para diversas gamas de potencia y aplicaciones
  • Calentamiento indirecto mediante intercambiadores de calor para vapor, agua caliente o aceite térmico
  • Calentamiento directo con aire de salida de proceso o gas caliente
  • Conducción optimizada del aire con ventiladores regulados por frecuencia
  • Regulación de la temperatura completamente automatizada, velocidad de la banda regulada por frecuencia, mecanismo de giro para un resultado de secado homogéneo
  • Equipo de limpieza en seco o en mojado para la banda
  • Control de la marcha de la banda para un servicio continuo sin averías
  • Secador fácil de controlar y mantener con numerosas ventanas y buena accesibilidad gracias a sus grandes puertas para control


En los secadores de banda, el material que debe secarse se distribuye homogéneamente por la banda con una altura de apilado predeterminada, y la banda marcha a través del secador a una velocidad preconfigurada. Por encima de la banda se han instalado unos intercambiadores de calor que descargan el calor residual utilizable de la fuente de energía disponible al aire fresco entrante. El aire es aspirado a través del lecho de material, secando así el material. Un mecanismo de giro integrado garantiza que se está revolviendo el producto que debe secarse, distribuyendo así la humedad restante de forma homogénea.